Vera Wang, la gran galardona de la Barcelona Bridal Fashion Week

Vera Wang, la gran galardona de la Barcelona Bridal Fashion Week

Vera Wang, la gran galardona de la Barcelona Bridal Fashion Week

Como nominada por el comité organizador de la Barcelona Bridal Fashion Week, durante la gran noche de los Barcelona Bridal & Fashion Awards, Vera Wang recibió el galardón honorífico que se concede a quienes han repercutido significativamente con su actividad en su ámbito. En el caso de Vera Wang, el premio pone en alza sus destacadas contribuciones y sus notables logros en el sector nupcial durante su magnífica trayectoria en el mundo de la moda.

 

Profundicemos en la colaboración entre la diseñadora y Pronovias.

1.     ¿Quién es VERA WANG BRIDE?
«Jamás conseguiré explicar lo muchísimo que Vera Wang Bride adora la moda. Desde los inicios decidí adentrarme en el mundo de la moda nupcial en mi papel de veterana/insider de la moda. Por eso, como diseñadora, hice todo lo posible por aportar a mi trabajo esa libertad, experiencia, confianza y dedicación que me caracterizan. Siempre he insistido en que soy una diseñadora de moda que de vez en cuando crea vestidos de novia, pero no soy diseñadora de novias per se. Vera Wang Bride va de una chica que no tiene miedo a nada, que adora la moda y que muestra un fuerte sentido de la personalidad. Nuestros vestidos aportan un encanto especial, transmiten sensualidad, arte y grandeza. Depende de la novia y del vestido. Todo forma parte de nuestro ADN y hace que Vera Wang Bride sea única y especial».

 

2.     ¿Cómo ha cambiado la colaboración con Pronovias tu forma de entender la moda nupcial?
«El Grupo Pronovias es una de las empresas del sector nupcial más respetadas y con mayor éxito del mundo. Goza de un inmenso alcance internacional, tanto en términos de venta al por menor en tiendas físicas como en más de 4000 cuentas mayoristas. Eso nos permite llegar a un público totalmente distinto en todos los sentidos y hacerlo con una calidad extraordinaria (e inigualable) y a un precio increíble. Con Pronovias puedo aportar el estilo de quien realmente soy. Desde la primera colección, fue una grata sorpresa ver la calidad y el valor inherente de cada diseño. Fue algo muy alentador para mí, ya que, después de tantos años dedicada a la alta costura, el ver vestidos tan bien confeccionados y a precios tan asequibles fue algo increíble. Destaco el deseo, el cuidado, la energía y la implicación que Amandine y Pronovias aportan a la colaboración».

 

3.     ¿Qué le aporta a Vera Wang trabajar con una marca como Pronovias?  
«Pienso que formamos un gran equipo. Con Vera Wang Bride puedo llegar a más novias de todo el mundo, ya que los precios de mis diseños son más asequibles y fantásticos. Pero Pronovias ha hecho un grandísimo trabajo. Ha logrado captar a todas esas novias que adoran nuestros diseños y nuestro estilo, pero que antes no podían permitirse nuestro producto. Y ahora sí podemos ofrecérselo a través de Vera Wang Bride. No son diseños baratos, pero sí más asequibles que los de la alta costura. Por lo tanto, gracias a esta colaboración, hoy en día llegamos a un grandísimo número de novias a las que de otro modo no podríamos llegar».

 

4.     ¿En qué se diferencia Vera Wang Bride de Vera Wang Haute?
«Haute siempre será extremadamente experimental. No dudará a la hora de traspasar los límites de la moda (sin tener en cuenta ni el volumen de ventas ni los parámetros de diseño), su público es diferente. Sin embargo, Vera Wang Bride nos ha brindado la oportunidad de ampliar nuestro alcance a un mayor número de novias gracias a un precio mucho más asequible».

 

5.     ¿Cuál es la principal diferencia entre diseñar para una novia y diseñar un look prêt-à-porter?  
«Cuando diseño para una novia, me centro por completo en ella, y me pregunto: ¿quién es esta chica? ¿Qué busca realmente? Cada temporada tratamos de contar una historia y no me gusta repetir jamás. Cuando diseño mi propia colección prêt-à-porter, me paro a pensar más en mí y en cómo me vestiría a mí misma. Así pues, la intención es radicalmente distinta en las dos colecciones: para una me centro exclusivamente en la novia y solo la veo a ella, y para la otra me fijo en mí y reflexiono sobre mi propio sentido del estilo, modelado únicamente por mis ideas y otra serie de conceptos que son absolutamente personales. En el sector nupcial, la influencia ha de venir siempre, siempre, siempre de las novias. Cuando una novia acude a Vera Wang Bride, quiero que salga con un diseño que tenga el mismo nivel de gusto, sofisticación, creatividad y calidad que cualquiera de mis prendas prêt-à-porter, pero que vaya totalmente orientado a la novia».

 

6.     ¿Cuál es el mayor cambio que has notado en las tendencias nupciales desde que creaste tu marca de moda hasta el día de hoy?  
 «Ya han pasado 35 años. Para ser sincera, creo que nosotras hemos creado muchas de estas tendencias. Algo que seguramente se debe a nuestros orígenes. Yo no procedo del sector nupcial, pero ahora mismo somos uno de sus protagonistas. Provengo del mundo de la moda y eso es precisamente lo que hemos aportado a la moda nupcial. Llevamos 34 años haciendo evolucionar constantemente las opciones existentes y nuestra visión. Intentamos atraer a un amplio abanico de mujeres, a las que animo con todas mis fuerzas a apostar por la moda el día de su boda. Hemos introducido el negro, los colores y las pinturas a mano. Hemos apostado por los encajes más especiales tejidos y, con todo ello, hemos ido estableciendo nuevas tendencias. Hubo un momento en el que los encajes les daban igual a las novias, pero hoy son extremadamente importantes. Lo cierto es que no nos cansamos de sobrepasar todos los límites en lo que a diseños de vestidos de novia se refiere».

 

7.     Como veterana en este sector, ¿cómo has logrado mantenerte en contacto con tus novias?  
«Yo creo que porque hacemos prêt-à-porter, alfombra roja, Hollywood… Y una no puede evitar verse influida por cierto sentimiento de quienes te rodean como diseñadora. Hay que estar siempre conectada. Ver cómo puedes cambiar las cosas, ya sea en prêt-à-porter o en moda nupcial. Y a veces ambas se cruzan».  

 

8.     ¿Cuáles son las tendencias que más te gustan ahora en el sector de la moda nupcial?  
«Siento pasión por el encaje tradicional y clásico, tanto el de cobertura parcial como total. Y ha sido la gran tendencia de los últimos diez años. Cuando empecé, la gente asociaba el encaje a lo tradicional. Pero hemos encontrado una nueva forma de interpretar un concepto antiguo y lo hemos traído de vuelta para la novia de hoy en día. El encaje no ha resurgido, ha vuelto por todo lo alto. La otra tendencia, que se encuentra un poco en el otro extremo, es el diseño minimalista moderno y elegante de nuestros vestidos. Hoy nos centramos mucho más en la silueta arquitectónica que en la ornamentación de los vestidos de novia».

 

9.     ¿Cómo consigues equilibrar la creatividad y la funcionalidad en tus diseños para satisfacer los distintos estilos de vida de las mujeres de hoy?   
«Si participo directamente en la boda y estoy con la novia, lo ideal es que yo aporte una perspectiva diferente. No obstante, también hay que tener claro que el trabajo en el sector nupcial es muy diferente al de prêt-à-porter. Cuando diseño prêt-à-porter, todo versa en torno a mí, a lo que yo imagino y a mi sensualidad. En cambio, cuando diseño moda nupcial, soy una diseñadora-clienta. Trato de ofrecer a la novia todo tipo de modelos, tanto minimalistas como extremadamente exagerados. A la hora de vestir a una novia, procuro ofrecerle el máximo de posibilidades con independencia de su estilo personal y del estilo de su boda. Quiero que cada novia pueda relacionarse a su estilo con la colección. Precisamente por eso cada temporada hago colecciones totalmente diferentes. Nunca repito lo del año anterior».

 

10.  Echando la vista atrás a tu prolífica carrera, ¿hay algún momento o tendencia que se te haya quedado más grabado en el corazón? Y de todas las famosas que se han casado con Vera Wang, ¿de quién te sientes más orgullosa?  
«Tras ser galardonada con el premio CFDA el año pasado, al echar la vista atrás y repasar mis antiguas campañas y editoriales y todo el porfolio de trabajo realizado, me doy cuenta de que ha sido algo maravilloso. Es evidente que hemos acercado la moda a las novias. Al ver revistas de antes, salta a la vista que todo era demasiado predecible; hoy hemos conseguido que los vestidos sean modernos. Introdujimos el negro en el mundo de los vestidos de novia, una influencia que, he de decir, procedía de la lencería. A las mujeres les encantaba el negro, la sensualidad del desnudo, así que… ¿por qué no convertirlo en vestido? Después aparecieron mis colecciones de tonos rosas y rojos, con una enorme influencia del mercado asiático. Soy editora de sesiones y no puedo evitar llevar la creatividad y mi mentalidad al diseño».  

 

Compartir este artículo

Siguiente
verawang

Selecciona tu país

Si seleccionas tu país te mostraremos información, eventos especiales y promociones exclusivas en tu zona.

¿No ves tu país en la lista? Consulta nuestro sito web internacional en Inglés o Español.